MEDICINA ESTETICA

Desde la Antigüedad se han aplicado técnicas para el mantenimiento y promoción de la estética y la belleza femenina y masculina. Los fines de la Medicina Estética son la restauración, el mantenimiento y la promoción de la estética, la belleza y la salud, para lo que utiliza prácticas médicas y de pequeño intervencionismo, en las que se emplea anestesia tópica o local y en régimen ambulatorio.

A todo ello se une que es cada vez mayor el número de personas que, sin presentar una patología previa, sí demanda una mejora de su imagen, aspecto que el Sistema Público Nacional de Salud no puede abarcar.

En el siglo XX aspectos como el tratamiento de afecciones estéticas en muchas especialidades médicas, la complejidad en aumento de las técnicas empleadas, así como las responsabilidades legales derivadas de estas actuaciones requieren que este tipo de intervenciones estéticas sean practicadas por un personal médico cualificado.

El objetivo principal que persiguen estas técnicas es ejercer una verdadera medicina preventiva, puesto que un aspecto estético adecuado siempre es beneficioso para el paciente y ayuda al bienestar y a una mejor salud general.

La Medicina Estética nunca utiliza técnicas de cirugía mayor ni que requieran anestesia general, como sucede en el caso de la Cirugía Estética, que en la mayoría de sus actuaciones implica un ingreso hospitalario del paciente.

Mención aparte merece la Cirugía Plástica dedicada a la reparación de las deformidades y la corrección de los defectos funcionales. En ella se engloban intervenciones dirigidas a reparar tejidos del organismo afectados por una enfermedad, accidente o derivados de lesiones producidas por quemaduras de alto grado, casos en los que es más común su denominación como Cirugía Reconstructiva, Reparadora o Cirugía de Quemados.

Por lo tanto, la medicina estética que utiliza herramientas de diferentes áreas médicas para mantener en estado saludable y estético a sus pacientes, sin realizar procedimientos quirúrgicos.

Algunas de las cosas que puede tratar la medicina estética son:

  • Acné y sus secuelas
  • Arrugas
  • Líneas finas de expresión
  • Celulitis
  • Cicatrices y mala cicatrización
  • Cuperosis y Rosácea (vasos sanguíneos dilatados)
  • Estrías
  • Envejecimiento de la piel
  • Flacidez muscular
  • Flacidez de la piel
  • Grasa localizada
  • Hirsutismo (crecimiento excesivo de vello en las mujeres)
  • Obesidad y Sobrepeso
  • Queratosis Seborreica
  • Quistes Milium
  • Quistes Sebáceos
  • Manchas cutáneas y alteraciones en la pigmentación
  • Nevos (Lunares)
  • Puntos Rubí (puntitos rojos en el cuerpo por los vasos sanguíneos dilatados)
  • Varices
  • Verrugas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: